“Lo que más falta hace es cara” Beatriz Bravo

Noelia Lázaro

La co-creadora de La Cabecita afirma que “hay más barreras psicológicas que reales a la hora de hacerse un hueco en el mundo de la crítica de cine”.


Beatriz Bravo es co-creadora del medio online La Cabecita y a su vez, estudiante de Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Carlos III de Madrid. Con 20 años, Beatriz ya ha colaborado con varias revistas de cine como Sensacine o Cinemanía y tras el mantenimiento de World Cinema 7 –su primer blog de cine- durante tres años, decidió fusionar dicho blog con el de Juanma de Miguel y crear así su primer medio online.

Beatriz nos cita en la propia universidad debido a la complejidad de su horario. Primero damos una vuelta por la universidad y visitamos la sección de cine de la nueva biblioteca de Humanidades con la que cuenta el campus de Getafe. Tras salir al exterior y comprobar nuestra poca resistencia al frío, nos aventuramos a la cafetería en busca de algo que nos haga entrar en calor. La entrevistada rechaza mi ofrecimiento a un tentempié y se sirve ella misma un vaso de agua. Mientras tanto, yo disfruto de un café caliente a la par que observo a mí alrededor. La calidez del café y el ambiente de la cafetería crean un clima idóneo para nuestra entrevista, una estudiante que intenta hacerse un nombre en el panorama audiovisual actual.

En los últimos años se ha producido un despliegue de la web 2.0, y todos los contenidos a los que hace una década era difícil acceder, hoy están a nuestra disposición con un click. Hacerse un hueco y un nombre dentro de este panorama es sin duda complicado en la actualidad y aun así no dejan de aparecer iniciativas emprendedoras que buscan aportar su granito de arena. Este es el caso que aquí nos ocupa. Dentro de este entorno encontramos el mundo del cine en la red. Asistimos a día de hoy a la expansión y normalización de contenidos como críticas de cine que antes sólo podíamos leer en un periódico o una revista especializada, lo que ha traído sin duda un “boom del audiovisual”.

Pregunta: Que se haya producido un auge de este tipo de géneros y de blogs, ¿ha traído más ventajas o más desventajas para medios online como el tuyo?
Respuesta: A día de hoy yo creo que más desventajas, por ejemplo, la crítica es un género que se está expandiendo muchísimo y creo que es algo que nos perjudica bastante a aquellos que nos lo tomamos muy en serio en esta profesión. Hoy todo el mundo se cree que es crítico de cine y un ejemplo de lo que digo viene dado en un capítulo de los Simpsons (se ríe) en el que Homer le dice a Marge: “Oye Marge, pues yo creo que esto de ser cítrico de cine no es muy complicado” y creo que eso conjuga muy bien mi opinión. Todo el mundo se cree que puede escribir sobre una película y que eso ya le convierte en un crítico de cine y no es así. Para ello hay que tener un conocimiento muy amplio y no sólo decir “me ha gustado”. Ahora nos encontramos sobre todo con una proliferación de medios alternativos dedicados al cine que es lo que hacen; artículos escasísimos de 50 líneas que no te aportan nada y te dan la visión de una película de una forma muy escueta, por lo que la crítica está muy infravalorada ahora y eso nunca viene bien.

P: Entonces, ¿qué géneros cultiváis para diferenciaros de ese tipo de blogs o medios alternativos?
R: Nosotros a lo que más prioridad damos es a la crítica –la crítica elaborada entiéndase- pero lo que más interesa son los artículos de opinión, los artículos de actualidad y las listas. Por desgracia no publicamos tantos artículos de opinión como nos gustaría ya que no siempre se tiene el tiempo que requieren. En La Cabecita somos dos administradores y veinte colaboradores y dado que todos tenemos otro tipo de actividades a parte del medio –como en mi caso la universidad- no podemos dedicarle todo el tiempo que nos gustaría.

P1240324Beatriz Bravo, co-creadora de la cabecita en el depósito de películas de la Universidad Carlos III de Madrid

P: Al principio sólo eráis dos administradores, ¿cómo habéis conseguido expandiros tanto y contar con la participación de tantas personas?
R: Yo empecé a escribir con 17 años y cree un blog que se llamaba World Cinema 7. Lo empecé yo sola, estaba en el instituto aún y no sabía mucho de cine, de hecho hay artículos ahí que yo publique y que ahora leo y me avergüenzo totalmente (se ríe), pero no decido borrarlo porque me ayuda a ver que he mejorado y que he mejorado mucho más de lo que yo me pienso. Tres años después, surgió la idea de La Cabecita que comenzó siendo la fusión de dos blogs individuales: el mío y el de Juanma de Miguel. No nos lo pensamos mucho, él es informático y se encargó de toda la parte técnica y yo de la parte creativa y el peor trabajo lo hicimos en ese momento, que era empezar de cero aunque con los artículos de nuestros antiguos blogs. Decidimos que para que nuestro medio funcionase de verdad, necesitábamos personas emprendedoras dispuestas a colaborar y lo primero que hicimos fue buscar gente, cosa que Twitter nos facilitó muchísimo. Encontramos colaboradores enseguida e incluso hubo gente que se bajó del carro porque no se veía capacitada para participar en algo que parecía que iba a ser demasiado grande para ellos. Después empezamos a organizar pases, a ponernos en contacto con las distribuidoras que no nos permitían ir a sus pases, como fue el caso de Universal, y ahora un año después estamos bastante contentos con los resultados, aunque siempre tenemos ganas de más.

P: Y en un medio que no es prioritario y que está compuesto por tantas personas, ¿cómo conseguís sobrevivir?
R: La verdad es que para que un medio online subsista con todas las páginas web de cine que hay ahora mismo, la supervivencia de una página se encuentra cuando consigues un público fiel que te valore. Por eso damos mucha importancia a la gente que nos lee, sobre todo en las redes sociales donde pedimos la colaboración de nuestros seguidores en las votaciones de nuestros nuevos artículos o nuestras listas, que están hechas a través de sus votaciones. También hacemos concursos en los que sorteamos películas y es cierto que funcionan muy bien y el nivel de participación en nuestros concursos es muy alto, por ejemplo, conseguimos 500 votos individuales en el último concurso y obtener esos datos sin ser revistas de cine como Fotogramas, Cinemanía o Caimán, cuadernos de cine… es algo bastante bueno y que nos da muchas esperanzas.

P: ¿Tenéis algún tipo de financiación?
R: Tenemos publicidad de Google, pero muy discreta y sólo nos aporta un beneficio muy escaso que nos da para cubrir el pago del dominio del medio. Desde un principio quedó muy claro que el propósito de La Cabecita no es la rentabilidad sino el aprendizaje, para mí es más importante hacer una buena página que empiece a abrirme puertas y que me ayude a mejorar que una página que me dé dinero. La Cabecita es como una comunidad y tenemos muy buen ambiente y aunque nuestro deseo –el de los administradores- sería poder compensar a esa gente que trabaja de manera altruista, en estos momentos nos es imposible, pero sí que dejamos muy claro que el medio funciona gracias a nuestros colaboradores y no a nosotros; para el funcionamiento de La Cabecita es esencial el trabajo en equipo.

P: Si ahondamos en el trabajo en equipo; no he podido evitar fijarme en que tenéis veinte colaboradores trabajando con vosotros en La Cabecita, y de esos veinte colaboradores, sólo tres sois mujeres. ¿A qué se debe esto?
R: (se ríe) Siempre bromeo mucho con Juanma con este asunto porque aunque seamos tres mujeres, las otras dos a parte de mí no son muy activas y publican de una manera muy, muy puntual, como te he dicho antes no disponemos de todo el tiempo que nos gustaría. Pero en parte se debe a que cuando hicimos las búsquedas de colaboradores nos escribían más hombres que mujeres y no muchas mujeres pasaron las pruebas para entrar a colaborar.

P: ¿Y crees que se debería fomentar la colaboración de mujeres en este tipo de actividades?
R: Por supuesto que sí. Aunque ahora no esté tan presente la figura de la mujer en el mundo audiovisual, sí que creo que se podrá llegar a un momento en cada vez esté más vigente la figura femenina. Yo personalmente animo a que las mujeres que estén agazapadas por la razón que sea salgan, que emprendan proyectos, que se dejen ver, donde sea, que tengan mucha cara… Al final en el mundo del periodismo y la comunicación lo que más falta hace es cara, es decir, si quiero publicar algo tengo que intentarlo con todas mis fuerzas y no pensar en que a lo mejor me dan un “no” por respuesta. A día de hoy hay más barreras psicológicas que reales a la hora de hacerse un hueco en el mundo del audiovisual y más específicamente en el caso que a mí me concierne, que es el mundo de la crítica de cine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s