El amor a través de Adèle

REPORTAJE Ι Raquel López

La vie d’Adèle ganó la Palma de Oro en Cannes en 2013, así como numerosos premios y nominaciones en festivales internacionales. Sin embargo, no es eso lo que la hace una película importante, un éxito que a día de hoy ya se considera una de los más influyentes de los últimos años. Tampoco es causa de su relevancia la polémica creada en torno a los problemas que surgieron entre el director, Abdellatif Kechiche, y las protagonistas –Adèle Exarchopoulos y Léa Seydoux- del filme. Ni siquiera la insigne secuencia de sexo de siete minutos de duración es el motivo por el que se ha decidido dedicarle un espacio en este medio.

Entonces, ¿qué es lo que hace especial a La vida de Adèle? (título que se le dio al filme en España a la versión cinematográfica cuyo guión se inspira en la novela gráfica El azul es un color cálido). Pues bien, se trata de una película que muestra la experiencia deAdèle, una chica que descubre su orientación sexual con quince años al conocer a Emma, la chica del pelo azul que da un giro absoluto a su vida. Pero no es tanto el hecho de tratar la homosexualidad –en este caso de dos mujeres- sino el enfoque con el que esto se hace. La cinta no es una historia de amor entre dos lesbianas sino que es una historia de amor, más allá de la orientación sexual de sus protagonistas. Lo que Kechiche logra de este modo es que el espectador empatice completamente con Adèle y sus dudas, su enamoramiento, su ilusión y su sufrimiento. Ver La vida de Adèle es superar todo tipo de prejuicios y tabúes sexuales y percatarse, en el minuto 180 con los créditos finales, de que el amor es un sentimiento universal que no entiende de sexos.

El realismo extremo del filme –logrado gracias al meticuloso método de trabajo de Kechiche- supone una nueva forma de hacer cine. Más allá del reflejo del lesbianismo que da La vida de Adèle, las escenas de sexo que aparecen en ella son una muestra de las relaciones humanas con muy pocos precedentes en un cine no pornográfico. Además, afortunada o desafortunadamente, gracias al morbo que estas despiertan, se ha logrado atraer a muchos espectadores a la cinta. Esto implica que esa normalidad con que se trata la relación de amor entre Adèle y Emma ha llegado a muchas más personas y, con suerte, se ha conseguido acabar con sus prejuicios. A pesar de ello, las escenas de sexo no son sino una pequeña parte de una larga cinta de tres horas cuya importancia e interés va mucho más allá de ellas.

Una de las fotografías que acompañan la entrevista en el medio Interview
“Debería ser normal contar una historia sobre dos mujeres”, decía Léa Seydoux en unaentrevista concedida al magazine Interview durante la promoción de la película. Y en esa misma conversación, Adèle Exarchopoulos añadía: “Mi reto fue hacer que la gente olvidara que somos dos mujeres, nada de Eh, mira, son dos lesbianas. Eso sería magnífico”. Ese es el verdadero éxito de la película, ser una ficción que aborda una historia de amor y no un relato sobre dos mujeres lesbianas.
Desgraciadamente, parte del interés de la película se vio atraído por la ya mencionadapolémica entre el director y las actrices –principalmente Seydoux-. Kechiche es un cineasta francés de origen tunecino que ha mostrado a lo largo de su filmografía personajes femeninos libres y valientes, y de hecho todas sus películas están protagonizadas por mujeres. Sin embargo, la búsqueda del realismo extremo en su cine le obliga a repetir las escenas una y otra vez durante los rodajes. Por este motivo La vida de Adèle tardó en fillmarse cinco meses y medio y Léa Seydoux aseguró que no volvería a trabajar con el director. A pesar de ello, la atención que los medios dedicaron a la declaración de la actriz fue desmesurada lo que, según el director, viene dado por dos razones: la carta que envió a Aurélie Filipetti -Ministra de Cultura de Francia- denunciando el lamentable estado de ayudas estatales al cine francés y la presión ejercida por Aureliano Tonet –redactor jefe de la sección de Cultura de Le Monde-, enemigo de Kechiche.
El director y las actrices en el Festival de Cannes de 2013

Por otro lado, también es verdaderamente deplorable que determinados medios de comunicación se dejen llevar por el sensacionalismo y no por el verdadero interés público que debería guiar la actividad periodística. Por ejemplo, en la entrevista de The interview ya citada, la periodista preguntó más a las actrices por las prótesis de vaginas que utilizaron en el rodaje que por la película en sí. “Hablemos sobre las prótesis de vaginas que llevasteis en el film. He leído que un maquillador iba al set de rodaje desde París cada día para colocároslas. ¿Cómo se fabricaron?” o “¿Y qué se siente al tocar el plástico?” fueron alguna de las preguntas que Zoë Wolff –la entrevistadora- formuló a las actrices.Afortunadamente, la repercusión que ha tenido La vida de Adèle ha ido mucho más allá de lo morboso o indiscreto, y la película ha sido un argumento más con el que combatir la homofobia que se da en la Francia contemporánea. De hecho, Kechiche elabora una gran crítica con la película, manifestada en tres sentidos: en lo educativo, a través del rechazo que muestran los y las compañeras de clase de Adèle al saber que esta es lesbiana; en lo familiar, a través de la figura de los padres de la chica; en lo social, mediante la manifestación anti-homofobia a la que acuden Emma y Adèle al poco de iniciar su relación. Además, el 23 de abril de 2013 se aprobó la ley que permite el matrimonio homosexual en Francia y el mismo día del mes siguiente se estrenó la película en el Festival de Cannes. Esta coincidencia temporal jugó, sin duda, a favor de ambos sucesos.

Fotograma de la película
Es cierto que otros filmes habían mostrado ya abiertamente una relación lésbica –por ejemplo Habitación en Roma, del brillante cineasta español Julio Medem-, pero desde luego ninguno había tenido el trasfondo y la relevancia de La vida de Adèle. Kechiche buscó acabar con los tabúes y los prejuicios y lo consiguió a través de una película de amor, nada más y nada menos.
Anuncios

Un comentario en “El amor a través de Adèle

  1. Como realizar un comentario sobre la película ” La Vida de Adéle” y no terminar siempre hablando de los escenas de sexo lésbico.
    Para mí en lo personal NO fue una película, “La Vida de Adéle” NO es una película es un trozo de vida, de una historia de amor de las más bellas que existen, es la realidad que pasa a diario, es la verdad que nos pega en la cara para que reaccionemos, es el amor en su más pura expresión, felicidad, risas, amor, llanto y lagrimas como es la vida misma.

    Si fuese una Película sería la Película que rinde culto al Amor sin distinción de sexo, de lesbianismo, de gay o de lo que quieran tildarla.

    La Vida de Adéle es UNICA no tiene comparación es simplemente Magistral, es la esencia más pura del amor sin fronteras, ni reglas ni condiciones no razas, es amor, dolor, pasión, felicidad, realidad todo explota en la piel de los que hemos tenido el honor de verla.

    Sin lugar a dudas debió haber competido por el Oscar a la Mejor Película Extranjera, pero la Vida tiene eso que no se puede explicar, y la vida misma le dio el mayor de los premios vivir por siempre en la memoria de la Gente, tan así es que para mi humilde opinan Adéle Exarchopoulos podrá ganar muchos Oscar de la Academia y todos los premios de mayor renombre, pido disculpas por mi opinión pero para mí que pueda hacer una película mejor que La Vida de Adéle
    es imposible, podrá hacer todo tipo de películas pero de la categoría de La vida de Adéle NO existe y ni existirá alguien que pueda superar la realidad misma, solo Adéle misma realizando una nueva película, que podría llamarse “Adéle el color del Amor” o ” Adéle por siempre Adéle”
    O el titulo que más les guste, La Vida de Adéle te duele en la piel, te parte el alma y te destroza el corazón y de una herida muy profunda en ti llama amor.

    De su talento para la interpretación sería muy atrevido de mi parte hablar, dejo eso para las personas idóneas en el tema, pero si me atrevo a decir que en este Mundo solo hay una
    Adéle Exarchopoulos los que vivimos en esta era tuvimos el placer de conocer a una persona
    Realmente muy especial, que tiene una virtud que muy pocas personas tienen en este mundo, quienes poseen este don son personas muy especiales y ella tiene un agregado la Inconmensurable Belleza,” Ella ” posee el don más preciado que existe y todos anhelan
    “LA BELLEZA de la SIMPLICIDAD” LA BELLEZA que es eterna, todas las cosas de este mundo más bellezas de esas que perduran a través del tiempo poseen la BELLEZA de la SIMPLICIDAD es la UNICA BELLEZA que perdura a través del Tiempo y el infinito.

    Como tantos espero ansiosamente que pronto podamos ver otra a Adéle interpretando a ella misma a la vida misma, que otra vez con su ternura son su simplicidad nos pegue en la cara para decir una vez más como tantas veces ” Adéle Exarchopoulos ” hay una sola y en ella el Amor resplandece.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s