Andrea Morán: “Empecé el blog por necesidad, para demostrarme a mí misma que podía hacerlo”

ENTREVISTA Ι Raquel López

Andrea Morán Ferrés es licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual por la Universidad Carlos III de Madrid. Desde junio de 2013 escribe su propio blog, Filmin 365 a la vez que participa en rodajes de cortos o largometrajes y elabora sus propios montajes. Además, desde abril de 2014 escribe para la prestigiosa revista Caimán, Cuadernos de Cine.
Me encuentro con Andrea en la puerta de la Filmoteca Doré, a la que acude puntual, algo antes de la hora que habíamos acordado. Es una calurosa tarde del otoño madrileño y charlamos en una cafetería tranquila de la misma Calle Santa Isabel. Durante la conversación, me descubre aspectos del panorama cinematográfico actual que desconocía y alienta la esperanza de que hay oportunidades para quienes queremos entrar en él.

¿Cuándo comenzó tu interés por el mundo de la comunicación?
Desde pequeña me interesó el periodismo, de hecho practicaba con mi hermano y hacía una radio con él, nos grababa con la cámara de mi padre… [Risas] Ya en el instituto y con dieciséis años tuve una asignatura de Comunicación Audiovisual con una muy buena profesora y me encantó. Me descubrió el lenguaje audiovisual y los grandes clásicos del cine. Además, siempre tuve un gran interés por el teatro.

Y durante la carrera, ¿siempre te atrajo más el cine que el periodismo?
Durante la carrera en realidad no tuvimos muchas asignaturas sobre cine, no sé si eso habrá cambiado. En realidad sí que me interesaba el periodismo pero también había muchas cosas que no me gustaban. Salí de la Universidad pensando que tenía una buena base pero que tenía que especializarme más. Por eso y, gracias a una beca, hice un Máster en Realización Audiovisual y Dirección de Ficción en el que hice toda la parte práctica que no tuve en la carrera. Después de eso, me lanzaron al mundo laboral y empecé a hacer el blog.

¿Qué fue lo que te llevó a abrirte el blog y empezar a escribir en él?
Fue una manera de demostrarme que podía hacerlo. Lo empecé por necesidad, como rincón personal que me sirviera para mí, para ser más disciplinada y hablar de las películas… Poco a poco vi que me podía abrir puertas, así que fui aprovechando eso y conociendo a gente a través del blog. Gracias a él me ha surgido alguna posibilidad, no es una cosa que haya revolucionado mi vida pero desde luego hay cosas que no hubieran salido de no ser por él.
Por ejemplo ahora estoy participando en el rodaje de la segunda película de Pablo Hernando, al que conocí a través de un amigo común que me llevó a entrevistarle cuando estrenó su primera película, Cabás.

Entonces, ¿crees que actualmente un blog es una buena carta de presentación?
Yo era un poco escéptica con estas cosas de que la gente se monte su propia web, pero al final hay veces que sí que surgen cosas de esta manera. A mí me sirvió desde un principio como lugar en el que practicar las dos vertientes profesionales [Periodismo y Comunicación Audiovisual], porque como escribo y hago montajes… Sí que es un buen escaparate y de hecho me sirve como tal en plataformas como CinemaScope, en las que para participar tienes que acreditar que eres un profesional del sector. Por un lado sí le veo ese potencial profesional pero por otro en realidad es algo inconsciente y escribo cuando me apetece sin pensar en quién va a leerme.

¿De dónde viene el nombre: Filmin 365?
En realidad el blog surgió también como una forma de comentar películas del catálogo de Filmin, porque yo veía un vacío ahí, ellos tenían un blog pero no cubrían ese espacio. No lo planteé en ningún momento como una colaboración con ellos y es algo totalmente independiente a Filmin, aunque a veces me hayan pedido permiso y textos míos hayan pasado a su blog.
Después fue evolucionando y añadiendo contenido, como las entrevistas o críticas, que no tenían mucho que ver. Afortunadamente, como no había nadie para controlarme, tenía la libertad para hacerlo.

Tus entrevistas y experiencia muestran que has asistido a numerosos festivales de cine, ¿siempre has acudido a ellos respaldada por un medio?
No, de hecho el primer festival al que fui con acreditación fue hace un tiempo (en 2010) y se trató del de Gijón, al que fui como Jurado Joven. El siguiente fue el de San Sebastián, al que acudí durante dos años seguidos como profesional con acreditación, que solicité por mí misma. Luego ya fui con el blog acreditada a varios y después he ido con Caimán [Cuadernos de Cine] al de Huesca, Valladolid (SEMINCI)…

Hablando de Caimán, ¿cómo empezaste a escribir para la revista?
Varios críticos de Caimán fueron profesores míos. También hice un curso en la Cátedra de Valladolid de Cine y a raíz de eso y gracias a que cada vez está entrando gente más joven en la revista, tuve una oportunidad. Me mandaron hacer una crítica de una película como prueba, la hice y luego ya me fueron llamando con más regularidad. En el último número hice la crónica de Valladolid [del Festival de Cine, SEMINCI] que es más extensa. Cuantos más caracteres te dan, mayor es la responsabilidad. 


 Andrea Morán en la entrada de la Filmoteca Española, Cine Doré

En relación con tu corto Espina. Historia de un regalo fallido y con una entrada en tu blog referente a él, decías que “no existe el carnet de cineasta”…

Ese tema me obsesionaba mucho. Una vez que entrevisté a Jonás Trueba me comentó que él como profesor en la TAI manda a sus alumnos en la primera clase grabar aunque sea un plano fijo de un minuto para que así ellos ya se sientan legitimados para hacer cine y se liberen de todos esos complejos. Para mí es un conflicto interno que depende de la confianza y seguridad de cada uno. Es un poco contradictorio porque, a pesar de todo, yo no diría que soy cineasta…

Desde tu experiencia personal, ¿cómo ves tú ahora mismo la situación del cine español?
[Silencio] Muchas veces pensamos que el momento en el que vivimos es el más interesante, como para motivarnos. Pero verdaderamente creo que este es un buen momento. Actualmente están surgiendo películas que antes o no se hacían o se hacían pero no tenían la visibilidad que están teniendo ahora. También Festivales como el de Sevilla, además de iniciativas como la distribución online y de asociaciones comoMárgenes o Docma. Por otro lado, creo que tampoco hay que ser tan optimistas, porque yo tengo amigos que están intentando hacer películas y lo consiguen gracias a amigos pero sin poder remunerar ese trabajo. Se deben reconocer esos errores estructurales que afectan al mundo del trabajo del cine.
Sin embargo, sí que me gusta que se esté intentando dar más espacio a medios más pequeños. Ahora bien, están escribiendo cosas mucho más interesantes que las que se están publicando en papel y pese a ello no se están valorando mucho. Las posibilidades que surgen gracias a Internet son muy interesantes y se deberían valorar igual que las que existen en los medios tradicionales.

¿Por qué crees que hay tanta minoría de mujeres respecto de hombres en publicaciones como Caimán?

Yo creo que la crítica online está favoreciendo mucho este aspecto, yo encuentro muchas más mujeres escribiendo publicaciones en la web que hombres. En Caimán, además de Eulalia [Iglesias] sí que estamos tres chicas más jóvenes entrando en la publicación.
Supongo que, en cualquier caso, la minoría viene dada como en otros ámbitos profesionales porque los nombres que deciden quién entra y quién no son masculinos. Además, en la crítica siempre han predominado los hombres, por el hecho de tener que dar una opinión, demostrar una autoridad para decir que algo es bueno o malo… que tradicionalmente se ha atribuido a la figura masculina. Pero creo que esto está cambiando, al menos en mi entorno.
Llama la atención que en la carrera de periodismo hay más mujeres que hombres pero luego -en ciertas ramas sobre todo- la desigualdad aumenta, como ocurre en periodismo deportivo y en la crítica de cine.

Personalmente, ¿crees que has tenido desventajas en el mundo laboral por ser mujer?
No lo creo, la verdad. A veces me puedo preguntar si afecta al por qué me atribuyen una u otra película, pero la verdad es que nunca me he sentido discriminada por ser mujer. Sí que es verdad que me di cuenta, con el tiempo, de que había entrevistado muchos más hombres que mujeres. Ahora bien, si quieres entrevistar a chicas, las encuentras. Las veces que he entrevistado a mujeres no me he sentido diferente. Tal vez haya notado más la edad que el género. De hecho, incluso en los rodajes en los que he estado, como en La mano invisible, productor, ayudante de dirección, directora de fotografía, de arte… eran mujeres. Es un gusto ver cómo cada vez más estos puestos los ostentan chicas. Sí que se ve que la generación está cambiando en este sentido.
También creo que es muy positivo que cada vez más hombres se están dando cuenta de esta desigualdad.

Por tanto, ¿crees que es un problema generacional que estamos dejando atrás poco a poco?
Creo que la desigualdad viene mucho más por la edad y la generación. Por ejemplo, muchos críticos ven los blogs como algo negativo, como una competencia que desacreditan en muchas ocasiones. Sin embargo, yo creo que es algo muy beneficioso y enriquecedor. Me gusta leer lo que la gente escribe porque le gusta. Muchas veces utilizan el término bloguero con desprecio y piensan que no es compatible escribir en medios digitales y en papel.

¿Cuáles son tus planes para el futuro?
Pues el próximo mes estoy contenta porque [en Caimán] hago Resonancias, que es una sección de la revista donde se crean vínculos entre pintura y cine generalmente, y es un texto mucho más libre. Además, quería hacer un corto de cara a la Navidad, porque lo llevo posponiendo desde verano ya que me cuesta mucho liar a gente… Por eso a veces me gusta más hacer cosas que puedo llevar yo sola con mi ordenador.
También, a raíz de estar presente en rodajes y de participar en castings de medios o productoras cada vez más me apetece más dirigir actores, aunque tampoco descarto hacer documentales además de proyectos de ficción. Por otro lado, estoy pendiente de la resolución del Ministerio para empezar el Doctorado el año que viene.

Me gusta poder participar en rodajes de cortos o de largos con amigos y también escribir, es una mezcla muy dispar pero para mí es un equilibrio muy bonito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s