Agnès Varda, pionera del cine feminista

Noelia Lázaro

 

En 1954 una joven llamada Agnès Varda se adentraba en el mundo del cine europeo con la producción de su primera película: La pinte Courtre. Nacida en Bélgica estudió Historia del Arte y comenzó su carrera como fotógrafa profesional, mas no tardó mucho en trasladar su interés hacia el cine convirtiéndose en una de las pioneras del cine feminista.

Toda su obra guarda un carácter realista y social. Su primera película, La pinte Courtre –que un principio era un documental de la ciudad francesa de Sète que la propia directora grabó para un amigo-, fue considerada desde ese mismo momento como la precursora estilística de lo que más tarde se denominaría la Nouvelle Vague francesa.Aunque no fue hasta la producción de Cléo de 5 a 7 que Varda se consagró como cineasta.

En Clèo de 5 a 7 la directora pretende retratar dos horas lo más fielmente posible –la película dura una hora y media- de la vida de una mujer que espera a los resultados de unos análisis médicos. Sin duda, la directora trae a colación un proyecto magnífico: mostrar la diferencia entre el tiempo objetivo y real y el tiempo subjetivo de la persona, es decir, el procedente de las sensaciones; todo ello bajo el ambiente de París en los años 60. Aunque si se debe destacar esta película por algo, es por la relación existente entre el cuerpo y el sexo de la mujer que Varda deja de manifiesto aportando una mirada nueva y renovada en relación a las mujeres.
Agnès Varda (en el centro) durante el rodaje de Cléo de 5 a 7Agnès Varda (en el centro) durante el rodaje de Cléo de 5 a 7
A medida que avanzaba su carrera filmográfica, la directora comenzó a seguir una tendencia hacia el ensayo documental. Cercano a este género se encuentra una de sus más recientes y mejores obras: Los espigadores y la espigadora (2000), obra maestra en la que Agnès Varda no sólo muestra la vida de los trabajadores del campo sino que también deja implícito el símil de su trabajo con el de aquellos espigadores que seleccionan y recogen las espigas –en su caso los vídeos y las imágenes- que quedan en el campo tras la siega.

Ella misma ha sido considerada por muchos críticos como “la abuela de la Nouvelle Vague” aunque Varda siempre se ha mostrado disconforme con la atribución de este seudónimo: “Yo siempre estuve confundida por la Nouvelle Vague. El término fue creado muy tarde e incluyó a muchos cineastas. Pero también estaba el grupo de críticos que después se convertirían en directores, provenientes de Les Cahiers du Cinéma, y allí estaban los espíritus libres:.. Alain Resnais, Jacques Demy, Chris Marker, yo misma. Nos agruparon bajo el mismo nombre, pero no éramos un grupo. Yo me sentía bastante lejos de la tripulación Les Cahiers.”

No obstante, además de sus obras más emblemáticas, Varda dirigió en 1975 un corto bajo la pregunta “¿Qué es ser mujer? Respuestas de mujeres: nuestro cuerpo, nuestro sexo”. Este trajo consigo una gran polémica dado que la directora enfrenta a la sociedad patriarcal de la época mediante los testimonios de distintas mujeres que concuerdan en “reinventar el papel de la mujer” y que esta deje de ser usado como un objeto de deseo, un objeto sexual. Destaca notablemente la intención de la directora de mostrar el cuerpo femenino en sus distintas etapas de madurez: niñez, juventud, embarazo, vejez, etc.
A pesar de que este cortometraje fue grabado en 1975, no hay que dejar escapar la oportunidad de resaltar la permanencia de muchos de los tópicos y tabúes que dentro del corto se critican, entre ellos el tratamiento de la mujer como un objeto sexual de propaganda por parte de las empresas publicitarias y de los medios. En la actualidad, no sólo no se ha extinguido este comportamiento sexista, sino que se podría decir que ha aumentado a medida que han cobrado importancia “las noticias que venden” haciendo un claro referente a la lucha existente entre los medios de comunicación por ganar una mayor audiencia. Así pues, la figura de la mujer sigue estando a día de hoy sometida a unos cánones sociales que redirigen su sexualidad e imponen una forma de control sobre sus cuerpos y su papel en la sociedad.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s